Ya no le basta al Director de Proyectos con tener un gran conocimiento técnico para llevar Proyectos, es muy importante nuestra relación con el equipo de Proyecto y con los actores interesados en el Proyecto, nuestra capacidad es fundamental en determinadas cuestiones que van surgiendo a lo largo de los Proyectos. Aquí la palabra clave es: emociones.

Hasta hace muy poco los Proyectos se llevaban con personal meramente técnico, donde la experiencia les habilitaba para llevar los Proyectos sin tener en cuenta el coste que eso podría suponer, al equipo, al cliente, a los proveedores, etc., ahora ya no sirve solamente con tener unos sólidos conocimientos técnicos, es necesario contar con un perfil profesional acreditado como Director de Proyectos, formar este perfil de profesionales a nivel internacional es el máximo objetivo del Master en Dirección y Gerencia de Proyectos.

LAS EMOCIONES Y SU INFLUENCIA EN LOS PROYECTOS

  • Existen profesionales de la Dirección de Proyecto, que en entornos de alto estrés y acción se mueven muy bien, pero al cambiarlos a entornos donde la supervisión y el control son cruciales, se ven incapaces de llevar el Proyecto adecuadamente.
  • Aquí entran en juego las emociones y su impacto en la Dirección de Proyectos, donde debemos de ponernos a trabajar es en la manera de enfrentarnos a determinados retos en función del tipo de Proyecto y del Equipo del Proyecto que nos toque, no es lo mismo trabajar con un equipo de novatos que trabajar con un equipo experimentado donde todos nos conocemos.
  • La actitud del Gerente del Proyecto y nuestra manera de enfrentarnos a un Proyecto es fundamental. Es posible que, cuando nosotros no vemos a nuestro equipo en condiciones suficientes para afrontar el Proyecto, nos empezamos a preocupar, no controlamos nuestras emociones y dejamos de utilizar determinadas actitudes y formas de ser que no son habituales, para tenerlo muchísimo más controlado, empezando a tener problemas laterales en la empresa, con el cliente del Proyecto, con proveedores e incluso con nuestro equipo de Proyecto.
  • Podríamos caer en el error de dedicarnos a otras cuestiones que no deberíamos, nosotros estamos para Dirigir el Proyecto, por eso es muy importante: el equipo, nuestro conocimiento y como nosotros nos debemos de motivar hacia determinadas cuestiones, aquí entra el tema de la inteligencia emocional.

En ciertos países como Estados Unidos, se implantó la cultura de los test de inteligencia como norma para valorar la capacidad de las personas, con el tiempo se dieron cuenta que los test no eran determinantes, vieron que en muchos casos las personas que triunfaban en las empresas no tenían un coeficiente intelectual muy elevado, en cambio muchos profesionales con coeficientes muy altos fracasaban en sus Proyectos, por lo que empezaron a estudiar otro tipo de cuestiones para poder entender estas circunstancias.

AFRONTAR EL PROYECTO CON DETERMINACIÓN Y CONFIANZA

A la hora de enfrentar un nuevo Proyecto con nuestro equipo, la determinación y el empuje del Project Manager es fundamental

  • Es importante para el Gerente del Proyecto:
    • Explicar a su equipo de Proyecto lo qué quieres de ellos en relación al Proyecto.
    • Que estas para ayudarlos, que vamos todos en el mismo barco, y que estas para dirigir el Proyecto, que es tu obligación.
  • No es una cuestión de inteligencia, el Director del Proyecto requiere de otros valores:
    • Hay gente que es muy inteligente pero es incapaz de llegar a su equipo, es incapaz de proyectar a su equipo una necesidad.
    • En definitiva, no solamente basta con tener la idea, si no de llevarla a cabo, y enfrentarnos a la gente, a los presupuestos, a la organización, a la opinión pública, tenemos que enfrentarnos a una serie de cuestiones en donde la problemática diaria del trabajo fundamentalmente es emocional y todo esto se adquiere con la experiencia.
  • Si el Project Manager es incapaz:
    • De explicar al equipo de Proyecto lo que quiere hacer-
    • Si es incapaz de tomar la decisión de empezar a trabajar.
    • Y si además es incapaz de influir en el equipo para llevarlo hacia adelante no sirve.

En los años 60 se pensaba que la acción humana estaba movida por fuerzas externas: conflictos, el refuerzo y la genética. Eso no es verdad, por ejemplo, por más esfuerzo que ponga alguien en ser simpático llega un momento en que será incapaz de lograrlo porque hay una serie de cuestiones que se llaman competencias, son vivencias que hemos tenido que nos predisponen hacia un tipo de conductas u otras y es nuestra manera de ser, pero en esa manera de ser tenemos que ser conscientes de que hay una uparte absolutamente emocional, que es la que nos permitirá que nuestras ideas se lleguen a plasmar y nuestras acciones a ejecutarse, nos da la capacidad de saltarnos las normas, pensar más allá y tener la osadía de cometer fallos.

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL, UNA DE LAS CARACTERÍSTICAS DEL BUEN DIRECTOR DE PROYECTOS

  • Daniel Goleman en 1995 habla de la inteligencia emocional:
    • Como el elemento que, quizás sea el más positivo, para que la gente triunfe en las tareas concretas de la vida, en los diversos ámbitos de la familia, los negocios, la toma de decisiones, el desempeño profesional, etc.
    • Grandes empresarios empezaron desde muy abajo: Onassis empezó vendiendo zapatos en el puerto de Buenos Aires, Tomás Pascual vendiendo bocadillos en el andén de la Renfe por Segovia, Areces empaquetando cosas en la Habana, etc., los grandes empresarios empezaron desde muy abajo estudiando el sector, pero sobre todo con una personalidad clara de saber llevar las cosas hacia adelante, esto supone que emocionalmente han vivido mucho, aprendieron a agacharse, aprendieron a responder y sobre todo se le fue quitando el miedo al entorno.
  • Aplicando las emociones adecuadas y de manera adecuada a los Proyectos:
    • Genio, templanza, condescendencia, etc., seremos capaces de llevar a delante cualquier circunstancia que se nos presente en el devenir del Proyecto.
    • Realmente, para trabajar y negociar con la gente, se necesita ser socialmente muy hábil, en definitiva, llevar un Proyecto tiene mucho que ver con la forma de ser y las emociones del Project Manager.

Podemos definir la “inteligencia emocional” como la aptitud o experiencia para captar, entender y aplicar eficazmente la fuerza y la perspicacia de las emociones, en tanto que son fuente de energía humana, información, relaciones e influencias, es decir, tenemos que tener controladas nuestra emociones porque es la fuerza motor que lleva los Proyectos hacia adelante, si no nos ilusionamos con un Proyecto o con nuestro trabajo no podremos sacarlo adelante. En el mapa de la inteligencia emocional aplicada a la Dirección de Proyectos, tenemos que tener en cuenta la inteligencia intrapersonal e interpersonal y los factores que intervienen en ellas.

Los Directores de Proyectos debemos tener en cuenta que, en las relaciones interpersonales, vemos como nuestras emociones chocan con las emociones de los demás y vemos el efecto que tienen sobre ellos, esto tiene que asegurar nuestra posición. Por eso se dice que el modelo básico para gestionar un Proyecto está compuesto por tres elementos que pasamos a ver.

LOS TRES ELEMENTOS QUE LIGAN LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y LA DIRECCIÓN DE PROYECTOS

  • Elementos cognitivos:
    • Que son aquellos que hemos aprendido de las situaciones y de las experiencias de otros Proyectos.
  • Elementos emocionales:
    • Que pueden ir, desde la seguridad en nosotros mismos, hasta la propia ira, pasando por el estrés, etc.
    • Por ejemplo, si el estrés nos va dando resultados positivos de trabajo lo vamos absorbiendo, no es malo entonces, el problema viene cuando el estrés no nos lleva a ningún sitio, entonces viene la frustración, las enfermedades, etc.
  • Elementos conductuales:
    • Es mezcla de los dos elementos anteriores (cognitivo y emocional), que tienden a actuar de forma determinada y coherente con las anteriores.
    • Es decir, de esas dos conjunciones una nos da la capacidad técnica y la otra la capacidad profesional que es como nos mostramos hacia los demás (comportamiento).

Por tanto, tenemos los tres elementos fundamentales para gestionar un Proyecto, pero no penséis que por tener emociones vamos a llevar perfectamente un Proyecto, no, tenemos que saber qué tipo de emociones son los más adecuadas en función de las circunstancias, por eso el comportamiento debe estar en coherencia con los elementos cognitivos y emocionales.

EL GERENTE DE PROYECTOS Y LAS DIMENSIONES DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

“Tened en cuenta que las emociones no se pueden controlar solo podemos gestionarlas.”

  • El Autoconocimiento Emocional:
    • Nos ayuda a reconocer nuestras emociones y descubrir nuestras fortalezas y debilidades, llegando a conseguir confianza en nosotros mismos lo que genera confianza en el éxito de nuestros Proyectos.
  • El Control Emocional:
    • Conlleva el autocontrol, la confiabilidad, la integridad, la adaptabilidad y la innovación, virtudes todas ellas imprescindibles en un Director de Proyectos.
    • Nos da la capacidad de manejar adecuadamente las emociones y los impulsos conflictivos, a confiar, a asumir nuestras propias responsabilidades, a afrontar los nuevos cambios y sentirnos cómodos y abiertos a nuevas ideas.
  • La Automotivación:
    • Nos encontramos con las motivaciones de logro, el compromiso y el optimismo, estos aspectos nos dan la capacidad, la resistencia y el compromiso para seguir adelante con nuestros Proyectos.

“La automotivación es básicamente autoestima.”

  • La Empatía:
    • Nos da la capacidad de entender lo que quiere la gente y poner las vías para que nos entiendan a nosotros.
    • La empatía nos permite conocer a la gente, tanto en su ámbito profesional como personal, y eso es aprovechable para el Proyecto.
  • Las Habilidades Sociales:
    • Básicamente se basan en la comunicación, son tácticas de persuasión eficaces para dirigir a la gente hacia donde nosotros queramos.
    • Para ello utilizaremos habilidades como: la influencia, la comunicación, el liderazgo, la catalización del cambio, la resolución de conflictos y habilidades de equipos.

Lo importante hasta ahora, es que hay que tener muy claro que no solamente con tener controlada el Proyecto, con la experiencia y la capacidad de hacer las cosas bien es suficiente, el Director de Proyecto tiene que analizar sus emociones, cómo las llevamos, cómo son capaces de influir dentro de nuestro equipo y aún más importante ¿cuáles son las capacidades emocionales más valoradas en mi empresa?.